Este post lo voy a dedicar a hacer un pequeño resumen de lo que es la crianza con apego y la autoridad horizontal.

Mi marido y yo criamos a nuestro hijo con amor, respeto y apego, hacemos colecho desde que nació, lo hacemos todo juntos, somo un buen equipo.

Empezamos a criar a nuestro hijo siguiendo nuestro instinto de padres, sin nombres y sin leer guiones en ningún libro. Un día mi hermana me habló sobre la crianza con apego, me la explicó detalle a detalle, esa era la crianza que sin saberlo estábamos haciendo con nuestro hijo.

Un pequeño resumen del concepto sería: Un fuerte enlace emocional con los padres durante la infancia, también conocido como apego seguro, es precursor del desarrollo de una personalidad segura e independiente, un buen comportamiento, independencia, y relaciones buenas y sanas. Este tipo de crianza tendrá efectos positivos durante toda la niñez, adolescencia y adultez.

 

                    

 

Soy partidaria de la crianza con apego, considero muy importante el apego del niño con su madre. Eso no quiere decir que este en contra de los cuidadores, ya que la crianza con apego se centra en resolver las necesidades del niño primero, pero sin rechazar las obligaciones laborales de los padres fuera de casa.

Lo importante es entender las necesidades biológicas y psicológicas de los niños, evitando las expectativas pocos realistas en el comportamiento de un niño.
El objetivo principal es criar niños que luego se desarrollan en adultos de bien, sin traumas ni inseguridades gestadas en la infancia, con las herramientas para transformar este mundo en un lugar mejor.

Una de las criticas que puede tener este tipo de crianza es que puede ser muy agotador para los padres y sin ayuda de amigos o familia, puede ser muy difícil.

Me gustaría decir que la Asociación Española de Pediatría ofrece a través de su página diversa información sobre el colecho, clasificándolo como una práctica beneficiosa tanto para la lactancia como para crear un “vínculo seguro” con el bebé, siempre y cuando se realice en forma segura.

La relación que tienen los niños con los padres es muy importante, me gusta mucho una frase de F: GRAU CODINA, que lo resume perfectamente: Un comportamiento tiránico para con los niños crea tiranos. La indiferencia hacia el llanto del niño creará adultos indiferentes no sólo al dolor, sino a la simple existencia del otro.

Educar a nuestros hijos, es un camino que debemos de recorrer juntos, nosotros educamos a nuestros hijos pero los padres también aprendemos mucho de nuestros hijos. Por ese motivo debemos conseguir una relación basada en el respeto mutuo y la empatía. Nosotros siempre ejercemos la autoridad horizontal con nuestro hijo.

Puede darse el caso de un niño de 9 meses que le falta el respeto a su padre, pegándole un tortazo, escupiéndole, el niño hasta los 3 años no empieza a darse cuenta de lo que es el respeto, pero un padre jamas debe faltarle el respeto a un niño, si faltamos el respeto a un niño deberíamos de aceptar que él haga lo mismo no? Si queremos transmitir respeto, debemos respetar nosotros también al niño. En resumen, nadie debe faltar el respeto a nadie.

Hay dos tipos de autoridades: Una es la que utiliza la fuerza e impone desde arriba a los que están abajo, es la autoridad vertical, se cree que el adulto nunca se equivoca y el niño si, siempre se soluciona con una conducta impuesta o un castigo.
La otra autoridad, que defiendo, aconsejo y ejerzo, es la horizontal, se aprovecha lo bueno del niño, siempre hay algo positivo, hay que orientarle como puede mejorar su actuación.Si nuestro hijo aprende siempre que ocurre algo y sabemos orientarle, valorando lo que ha hecho bueno en su conducta y proponiéndole como mejorar, seremos una autoridad educativa, alguien que sabe como educar.

Os voy a poner un ejemplo de los dos tipos de autoridades, Pau le pega a Aleix, porque Aleix le ha roto el coche a Pau, si ejercemos una autoridad vertical, le diremos que es un niño malo por pegarle, que eso no se hace y le castigaremos. La próxima vez que le rompa un coche hará igual, pero intentará esconderse para que no lo vean o buscará otra forma de vengarse.
Si ejercemos la autoridad horizontal, le diremos, entiendo tú enfado, era tu coche preferido y te lo ha roto, hemos buscado la parte positiva y empatizamos, pero cuando pasa una cosa así no se pega, la próxima vez se lo dices a mamá y le diré lo mal que se ha portado. Después la mamá de Aleix explica a su hijo que eso no se hace….Si vuelve a ocurrir, Pau buscará a su madre para que arregle el conflicto. Aleix y Pau no se pegarán y sabrán que deben hacer en esos momentos, puesto que mamá se lo volverá a explicar. El fin de toda esta explicación, es que Pau y Aleix han aprendido a que mamá sabe que hay que hacer en cada ocasión y se fiaran e ellas y de sus decisiones.

Es muy importante basar las relaciones que tenemos con nuestros hijos en los siguientes principios: respeto mutuo, empatía, autoridad horizontal y amor incondicional, podríamos hablar largo y tendido sobre la empatía y el amor incondicional, pero lo dejaremos para otro post, este quería centrarme en hacer un pequeño resumen sobre la crianza con apego y la autoridad horizontal.

En España unos fieles defensores de esta crianza son el Doctor Carlos González, escritor del libro “Bésame mucho” y Rosa Jové con su libro “Dormir sin lágrimas”, dos libros muy recomendados y de los que he aprendido mucho.

Disfruten de la crianza de sus hijos…feliz semana..

Silvia Fenollosa

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *